Entradas

La Conspiración Del Silencio

Imagen
Paquita me hizo un gesto discreto con la cabeza, indicándome con discreción que abandonara la habitación con ella. Hice caso, me despedí de su marido y salí. Ella me acompañó detrás. — No sabe nada —dijo—. Por favor, no se lo digáis. — ¿Estás segura de que no sabe su diagnóstico? — Sí lo sabe, pero no sabe que se va a morir del cáncer. Cree que está aquí para rehabilitarse. — Tranquila. No le diremos nada que él no quiera saber.
También llamado “pacto de silencio”, esta práctica en las situaciones al final de la vida es mucho más habitual de lo que podemos pensar. ¿Que qué es? Cuando un cuidador o familiar oculta parcial o totalmente información acerca del diagnóstico, tratamiento o pronóstico de una enfermedad, entramos en la CS. En este pacto se involucra al personal sanitario. Se considera que la vida moderna no educa al individuo para el momento final de nuestra vida. Bajo estos valores puede nacer una necesidad de sobreproteger a la persona que queremos. La tendencia a decir la verdad pr…

¿Cómo tratar a los que cuidas? ...Pregúntales.

Imagen
El otro día me llamaron para formar parte de una mesa redonda (¡a mí! ¡Ni que fuera el rey Arturo!) en marzo que versa sobre "comunicación con el paciente" y que formará parte de unas jornadas sobre "humanización", tan de moda en el mundo sanitario últimamente.
Realmente me resulta muy curioso que uno de los objetivos a cumplir ahora en la Comunidad de Madrid sea precisamente ése: la "Humanización" (sí, chicos, nuestro objetivo ahora es dejar de ser unos áliens para volver a ser humanos). Me resulta curioso porque es como muy básico, muy obvio, ¿no? Sencillamente, nosotros tenemos que ser humanos: somos personas cuidando de personas, y como enfermeros debemos tenerlo claro a la hora de ejercer. O eso o nos quitarán el trabajo los robots. Y con razón. En fin, grosso modo a lo que se refiere este Plan de Humanización es a que debemos darnos cuenta de esos pequeños detalles que no estamos cuidando y que son básicos a la hora de que nuestra asistencia sanitaria …

Algo en el tintero

Imagen
Los días pasan en la unidad de Cuidados Paliativos y, aunque la decoración navideña que con esmero habíamos colgado por cada rincón hacía más cálidos los pasillos del hospital, todo parecía indicar que hoy sería una tarde más.

Pero no, para nada lo sería.

Sentado en el ordenador del estar de Enfermería el sonido de las teclas se mezclaban con las risas de mis compañeras que, entusiasmadas, conversaban acerca de sus planes para los días de vacaciones que estaban por llegar.

Una silueta llamó mi atención por el rabillo del ojo. Me giré y vi a en el umbral de la puerta a una mujer de mediana edad. Llevaba el pelo corto y las gafas de sol puestas, a pesar de que el día estaba nublado y nos encontrábamos en el interior de un edificio. Tardé sólo tres segundos en reconocerla: hacía dos meses que no la veía.

—Venía todo el camino pensando: "ojalá esté" —soltó con sus primeras palabras.
—¿María? —respondí.

Tres meses atrás, quizá a esa misma hora, entraba en la habitación de María y de su…

La muerte en un café

Imagen
Que sí, que vale, que ya estoy aquí de vuelta. Tardo, pero siempre vuelvo.
Y es que bien merece una reflexión la tertulia-café que tuvo lugar el pasado 23 de marzo en Madrid. Bueno, digo Madrid porque es a la que asistí yo, pero se celebró en 23 ciudades diferentes.
El llamado Death Café, una charla en torno a café y bizcochito rico (porque si no te has muerto todavía, qué mejor forma de celebrarlo que aprovechar para zamparte tu buena ración de dulce) para hablar sin tapujos ni tabúes acerca de la muerte. Simple y llanamente. Nada de grupos de terapia ni autoayuda. Hablemos de la muerte, de lo que piensas, de cómo te gustaría morir y de cómo ves que se opina de este tema a tu alrededor. De lo que te apetezca, vamos.
Y es que sí; si te pones a indagar acerca de lo que piensa la gente de una charla así, descubres cómo, ojipláticos, la mayoría te replica que "qué necesidad hay", que "aún falta mucho", te ponen los ojos en blanco o dicen aquello de "bueno, bueno, ca…

A mí me da miedo volar

Imagen
Odio volar.
De verdad, le tengo pánico. Es algo que sorprende a aquéllos a los que se lo revelo, ya que quien me conoce sabe bien que soy un apasionado de los viajes y que siempre estoy saltando de país en país. Es que eso de que un mostrenco de metal vuele a once mil metros de altura sin caerse... Oye, pues me da miedo y respeto, qué quieres que te diga.

Así que cada vez que me dicen que tengo que ir a un aeropuerto para coger un avión y poder disfrutar de mi nuevo destino, me pongo a temblar. Entro en ese lugar lleno de gente que va de aquí para allá: unos se encargan de facturarte las maletas, cogerte los datos y decirte lo que puedes y lo que no puedes hacer. Otros te dicen lo que no puedes llevar encima, a pesar de que te encanta o supone algo importante para ti. Ahora vas hacia tu puerta de embarque. Y esperas... esperas... Mientras tu miedo te dibuja en la mente todo aquello que puede pasarle al avión mientras estás tú ahí dentro metido. Y finalmente accedes a la nave, despegas..…

El Paciente Activo y el Mundo 2.0

Imagen
Hace poco me sumí en esto de las redes sociales (RRSS) y el mundo 2.0. Ni qué decir que me cuesta la vida, vamos. Como dije en alguna de las primeras entradas, siempre me caractericé por ser una de esas personas a las que les cuesta "un pelín más" aprender. Ya sabéis: yo era de ésos que leía una decena de veces la misma cara de un folio de mis apuntes antes de pasar al siguiente. Con mil colores y mil esquemas.

Bueno, a lo que iba: pues resulta que este mundo es algo espectacular. Tan sólo llevo unos meses activo en Twitter y ya he descubierto más mundo enfermero fuera de las paredes de mi hospital que en lo que llevo como profesional de la enfermería.
Eso sí: la información fluye de manera rápida (y para mi gusto algo desordenada) y estrepitosa, y es algo a lo que todavía me estoy haciendo. En las RRSS los compañeros comparten artículos con evidencia, jornadas y experiencias, así como iniciativas interesantes para concienciar, informar y dar a conocer las nuevas tendencias en…

Para que los verdaderos Héroes se dejen cuidar

Imagen
Los meses transcurren en la planta de Cuidados Paliativos de nuestro querido hospital, y no dejan de sorprenderme la multitud de historias que se cruzan por estos pasillos. Os aseguro que estas realidades del día a día superan continuamente cualquier ficción.

Y aquí entra en juego la figura del "Héroe" por excelencia: el cuidador. Normalmente suele ser una mujer de mediana edad. Casi siempre una hija. Aunque también hay hermanos, hijos y hasta nietos. Hipotecan su vida y hasta el tiempo del que no disponen para dar calidad de vida a las personas dependientes que más quieren. Deberíais verlos. Son auténticos héroes anónimos del día a día. Nadie les paga, olvidados por las promesas políticas y sin más aliciente que ver satisfechas las necesidades básicas de aquéllos a quienes aman.

Volviendo al tema del post anterior, cabe recalcar que la Enfermería no sólo se dedica a "cuidar" de la persona dependiente. En Cuidados Paliativos, por ejemplo, nuestra labor se amplía a …